Archivos de la categoría estilos educativos

Pautas educativas en la etapa infantil

Es absolutamente normal que como padres, tengamos dudas en muchos momentos acerca de si estamos educando correctamente a Pautas educativas en la etapa infantilnuestros hijos.

Por tercer año consecutivo, junto con mi compañero Rafael Écija, hemos organizado una charla para padres en un centro de educación infantil, en la cual hemos hablado de determinados hitos del desarrollo en la etapa 1-3 años que son determinantes del comportamiento, así como de pautas educativas a seguir para el manejo de situaciones “complicadas” del día a día y para sentar las bases de una educación en futuras etapas del desarrollo, de las cuales resta decir que van aumentando en complejidad. De ahí que sea importante esmerarse desde que los niños son muy pequeños.

Os dejo a continuación un resumen.

  • Las figuras de apego (especialmente el padre y la madre), constituyen la vía principal de transmisión de normas, valores y conductas sociales. De ahí la importancia de sentar una base apropiada en la educación del niño desde casa, que se verá potenciada por otros entornos como el colegio.
  • El comportamiento en esta etapa del niño puede estar condicionado en muchas ocasiones por las características de su desarrollo cognitivo, afectivo o social (por ejemplo, no tiene capacidad para entender determinadas normas sociales, le gusta explorar un mundo que está descubriendo, comienza una etapa de conocimiento de la propia personalidad y autoafirmación de la misma, etc.)
  • Lo anterior no significa que no podamos, o no tengamos que hacer nada. Debemos adoptar un estilo educativo afectuoso por encima de todo, pero con límites y normas razonables y flexibles, y con “exigencias” de madurez acordes a la edad de nuestro hijo.
  • Ha de existir coherencia entre los dos progenitores en las pautas educativas para no confundir al niño.
  • Ante un comportamiento inadecuado, indicárselo de forma clara y sencilla, pero explicándole a su vez el motivo por el que no puede realizar ese comportamiento; ofrecer una distracción alternativa que resulte interesante y motivante para el niño.
  • No aceptar las rabietas como forma de petición.
  • Evitar el castigo como técnica educativa, ya que carece de efectos positivos. Es mucho más efectivo recompensar los comportamientos y actitudes apropiadas.
  • En cualquier caso, si se decidiera aplicar un castigo, este nunca será físico, y se deberá mantener firme.
  • Nunca se debe amenazar al niño con la retirada de nuestro afecto cuando haya un mal comportamiento por su parte. Nuestro afecto ha de ser incondicional.
  • Intentar instaurar, en la medida de lo posible, rutinas en los procesos diarios: alimentación, baño, televisión, hora de dormir, etc. A esta edad son muy importantes porque otorgan al niño sensación de control y seguridad.
  • Promover el comportamiento pro-social: compartir, cooperar, etc.
  • Fomentar la autonomía, permitir que el niño “explore” con límites. Buscar el equilibrio entre la restricción y la permisividad excesivas.
  • Atender las “gracias”, descubrimientos y problemas de nuestros hijos. Para ellos significan un “mundo”.

Espero que os resulten útiles. Hasta la próxima!

Autoestima en niños

Autoestima en niños.

  • ¿Qué es?
  • ¿Influye en el desarrollo social y de la personalidad del niño?autoestima en niños
  • ¿Cómo puedo fomentar la autoestima de mi hijo?

En general, la autoestima se define como la valoración afectiva del concepto que tenemos sobre nosotros mismos. En los niños, el proceso de formación del autoconcepto empieza alrededor de los dos años, y a su vez, el desarrollo de la autoestima.

¿Pero por qué es importante la autoestima en niños? Pues sencillamente porque va a constituir la base desde la cual se determinarán por ejemplo, las relaciones familiares y sociales, el éxito escolar, y la salud mental en su concepto más general.

Uno de los factores más importantes que  determinan un desarrollo óptimo de la autoestima, es la actitud y pautas de crianza y educación por parte de los padres. Esto es así por la importancia que tiene la aceptación y calidad del trato que las personas más significativas dispensan al niño, y estas personas suelen ser los padres; además esta influencia es determinante en todas las etapas evolutivas, desde el nacimiento hasta la adolescencia.

A partir del comienzo de la etapa escolar, entra en juego otro factor determinante como es la relación con los iguales (amigos, compañeros de clase, etc.), y más adelante la historia personal de éxitos y fracasos.

Como padres, o en cualquier caso, como adultos significativos o educadores, podemos fomentar la autoestima en niños:

  • Mostrando nuestro afecto de forma frecuente e incondicional. Si un niño percibe que se le trata con afecto y respeto, y que se le acepta tal y como es, le resultará fácil formarse una idea positiva de sí mismo.
  • Estableciendo normas razonables y consistentes, aunque con cierta flexibilidad. Al contrario de lo que pueda parecer, un estilo educativo firme enmarcado en una relación afectuosa, da sensación de seguridad y de control al niño, pues percibe un entorno estable y predecible, que le facilita el autocontrol y la adaptación a dicho entorno.
  • Es importante también, exigir al niño ciertas responsabilidades acordes a su nivel de competencia, que le requieran cierto esfuerzo.
  • Ante conductas inapropiadas, hacer uso del razonamiento más que de la autoridad o el estatus de padres, y anteponer la retirada de privilegios al castigo.
  • Contar con la opinión de los pequeños, permitirles que se expresen. Un estilo de crianza democrático está relacionado con una alta autoestima en niños.

“El mejor medio para hacer buenos a los niños es hacerlos felices”

Oscar Wilde